Tras la unidad nacional

Tras la unidad nacional – | Por en

01/09/2009 REALIDAD

Tras la unidad nacional

Juan Marcos Tripolone – Fundador del Foro Político de San Juan.

En la década del 70, el mismísimo fundador del justicialismo, General Juan Domingo Perón, llamó a la unidad nacional, promoviendo al reconocidísimo dirigente radical, Ricardo Balbín, como candidato a vicepresidente. No lo logró. La salud de Perón se debilitaba, y los dirigentes peronistas no querían que un radical sucediera al viejo caudillo. Esta elección finalmente llevó por primera vez en su fórmula presidencial a quién, además, fue la primera dama: María Estela “Isabel” Martínez de Perón, quien castigó al pueblo a la postre, sometiéndolo a un devastador proceso antidemocrático. Sin duda estos dos grandes movimientos encontraron en la crisis de identidad de la dictadura cosas en común: amor por la democracia y el progreso social.

Fue así que, al regreso de la democracia, el ya debilitado caudillo Dr. Raúl Alfonsín, en sus últimos años como presidente, intentó, también sin éxito, sentar las bases del tercer movimiento de unidad del pueblo argentino. Su peso político venía en decadencia, producto de inestabilidad económica bien conocida, lo que no le valió el éxito de su iniciativa.

Finalizada la década del ’90, el Partido Justicialista sufrió una escisión. El dirigente e historiador Lic. Carlos “Chacho” Alvarez (fundador del FORPE, una pata del Peronismo Revolucionario de izquierda) se separaría de las políticas de derecha del presidente peronista Menem y fundaría el Frente País Solidario. Una vez más, y como en toda crisis, encontraría cosas en común con el radicalismo. Fue así que se unió ésta pata justicialista al radicalismo, conformando la Alianza (la cual también era integrada por el Partido Socialista, el tercer partido grande en la historia nacional) y lanzando así la primer fórmula que llevaría a un radical a la presidencia y a un peronista a la vicepresidencia: De la Rúa – Chacho Alvarez.

Contados fueron los meses que esta unidad duró. Si la raíz de la unión era luchar contra la corrupción, un hecho de corrupción por supuesto la destruiría. Y éste no se hizo esperar: coimas en el parlamento, sumadas a amenazas de muerte a su familia, provocaron que el Chacho ya no deseara seguir tocando la campanilla del senado.

No fue el último intento. En las elecciones del 2007, el kirchnerismo llamó a una gran Concertación Plural. La era kirchnerista nos permitió ver unidos una vez más a radicales y peronistas (también socialistas). Tuvimos un vicejefe de gabinete del Partido Socialista, y muchos “radicales K” en un gobierno peronista. Esta vez la fórmula fue al revés: una dirigente justicialista a la presidencia y un dirigente radical de gran importancia por su gobierno en Mendoza, a la vicepresidencia. Ésta elección también fue histórica, pues llevó por primera vez a una mujer como candidata a presidenta. El intento por unificar el radicalismo y el peronismo en una Concertación y el hecho de llevar a una mujer en la fórmula, vuelve a asemejarse a la última candidatura del General Perón.

El mismísimo ex vicepresidente Chacho Alvarez, fue designado por Néstor Kirchner como Presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur. Y ahora, quienes fueron gobierno durante los ’90, serían la nueva oposición interna (o peronismo disidente). Esto no debe sorprendernos. Los radicales disidentes al supuesto autoritarismo del segundo gobierno de Hipólito Yrigoyen se separaron y crearon la UCR Antipersonalista. La UCR se ha seguido dividiendo, UCR Intransigente, que llevó a Frondizi a la presidencia (apoyado por el exiliado General Perón), y la UCR Junta Renovadora, quién llevó como candidato a presidente en la década del 40 ¡Al general Perón! Estos hechos muestran más puntos históricos de unión.

El último intento, también duró poco. La crisis del campo separó a la Jefa de Estado con el Presidente del Senado y se rompió la Concertación de peronistas y radicales, más socialistas.

Si estudiamos los ideales peronistas, radicales y socialistas, y teniendo en cuenta que los tres partidos integran la Internacional Socialista, vemos que existen muchos ideales en común.

Desde la oposición un intento de tercer movimiento se está gestando. Pero esta vez, muy lejos del Partido Justicialista, distanciados por diferencias como las políticas agropecuarias que rompieron la Concertación Plural.

¿Qué nos depara para el 2011? ¿Algún día la Argentina podrá lograr la unificación de éstos movimientos nacionales, buscando el consenso de todo el pueblo?. Los intentos han sido pocos y, para ser pocos, han tenido éxito: dos fórmulas presidenciales integradas por un peronista y un radical.

Si pensamos que de los 12 ex presidentes actualmente vivos, sólo 4 fueron elegidos por el voto popular, demuestra que Argentina tiene mucho por recorrer y madurar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s