Bitcoins: Hay vida más allá de la muerte de los paraísos fiscales

Imágenes integradas 3

Por Juan Marcos Tripolone. Conductor de “Café de Negocios” de lunes a viernes a las 17 por Radio Light F.M. 97.3 MHz y columnista económico de DiarioClave.com

Bitcoins, diario de Rawson

Edición impresa de la columna de editorial económico de J. Tripolone en Diario de Rawson

Las reuniones del grupo de los 20 que sucedieron a la crisis financiera global que estalló en 2008 tras la quiebra del Lehman Brothers tuvieron como eje central la erradicación de las plazas financieras offshore en el planeta. El reciente escándalo mundial fruto de los Panamá papers, indica que lejos estamos de desterrar a las jurisdicciones opacas del mundo de las finanzas.

Lo que inició por allá por la crisis del 30 y las guerras mundiales con la utilización de acciones al portador (títulos de propiedad del capital de una empresa que, como papel moneda, pertenecen legalmente a quien los posee y no requieren de su registro o escritura legal), avanzó en la era de las comunicaciones con transferencias instantáneas a cuentas
numeradas cuyo titular era una empresa pantalla.

Para llevar a cabo esas transferencias, se utilizó tecnología para reemplazar la firma presencial en un papel por un dispositivo criptográfico o un token que garantice autenticidad, seguridad y privacidad transaccional.

Pero quienes se aprovechaban de la opacidad de estos microestados se percataron recientemente que la protección de sus datos personales no estaba garantizada, gracias a la divulgación de los papeles de Panamá.

¿Puede el secreto financiero dar un paso más ante esto? Mientras, para sobrevivir, los centros bancarios extraterritoriales se encuentran firmando acuerdos de intercambio automático de información con las potencias desde donde provienen sus tesoros escondidos, surge con más fuerza el auge de las criptomonedas.

Para mantenerlo simple, las afamadas Bitcoins no son más (ni menos) que una moneda criptográfica, una porción de software que mezcla información y algoritmos cifrados y que puede utilizarse por quien la posee para ser intercambiada por bienes y servicios.  Las transacciones en esta divisa digital son completamente privadas, discretas y opacas.

Cumple, más o menos, las funcionalidades de una moneda común y corriente, pero es electrónica e intangible. Vale decir, sirve como medio de pago, instrumento de contabilidad y, de manera accidentada debido las oscilaciones frecuentes de su cotización, como reserva de valor (sí, también existen las billeteras virtuales).

Hoy en día cada vez más negocios legales tales como hoteles, comercios electrónicos y restaurantes reciben Bitcoins, especialmente en plazas turísticas que sean visitadas pormillenials o jóvenes. Hablamos de turistas o consumidores online de entre 18 y 45 años fundamentalmente.

De momento, los magnates que esconden sus fortunas en microestados de ultramar, previsiblemente se negarían en el corto plazo a cambiar sus títulos y fortunas contabilizadas en euros, francos, libras y dólares para pasar a una divisa que hoy en día es considerada una inversión de grado especulativo.

Mientras tanto, en el inframundo de la economía en la web, cientos de miles de mercaderes ilegales también se aprovechan de la ventaja de una segura moneda virtual, comerciando en la “internet profunda” (deep web) pornografía infantil, drogas, armas, piratería y servicios de hackeo o robo de cuentas de servicios de internet. Pequeñas fortunas van gestándose, y cuando pasen de pequeñas a grandes, ¿a dónde encontrarán refugio?

Uno puede utilizar una tarjeta de débito (varios servicios de Internet ofrecen esta prestación), para retirar sus bitcoins convertidas ya a dólares “físicos” u otra divisa. Pero, ¿Qué ocurrirá cuando haya que realizar grandes transacciones o inversiones con esa moneda? Probablemente sea difícil encontrar un vendedor de una propiedad o un yate que acepte Bitcoins.

Afortunadamente para quienes generen sus fortunas a través de orígenes espúreos o al menos no declarados a su fisco local, los paraísos fiscales aún gozan de muy buena salud, y ya ven al negocio de las Bitcoins en grandes cantidades como el futuro de su subsistencia.

Así, como se dijo al comienzo de esta nota, tal cual sucede en todo negocio, el mercado de las finanzas offshore se va renovando y mutando para así adaptarse a las nuevas realidades y disposiciones internacionales.

Hay más en esta historia. Es el fenómeno al que yo le llamo “constitución local, monetización global”. El algoritmo que “mina” de Bitcoins el mercado para garantizar la liquidez del mismo (lo que en las bancas centrales se conoce como emisión monetaria) está descentralizado. Cientos de miles de servidores en todo el mundo son potenciales bancos centrales efímeros, que emiten esta misma moneda, según un algoritmo lo determine luego de analizar la demanda de moneda global, y puenteando así a los soberanos, que pierden ésta atribución.

En otras palabras, si la “economía Bitcoin” crece, y nuevos actores se suman al mercado, se precisa emitir más moneda, y esto opera en dichos servidores de forma automática y síncrona.

De triunfar este tipo de modelo de emisión, la banca central se aproxima así a ceder su principal función y tercerizarla en servidores que se encuentran en manos de privados. Aquí surge un corolario jugoso para los especuladores, otros actores cruciales en los paraísos fiscales (tanto para ocultar sus ganancias del fisco, como por la razón opuesta; ocultar sus pérdidas o activos tóxicos en sus balances). Existe un número máximo de Bitcoins que pueden emitirse: 21 millones. Llegado este límite, el algoritmo indica que los servidores no podrán seguir minando de Bitcoins el mercado. Suena a dulce melodía para quienes quieren aprovechar para comprar y preservar un bien que en el futuro se encuentra condenado a escasear si el mercado sigue creciendo como hasta ahora.

Así, entre la especulación y el mercado negro que se ha generado en torno a esta tecnología que garantiza privacidad y discreción, los paraísos fiscales aún tienen para hacer dulce en el maravilloso mundo de las critpomonedas.

Fuentehttp://www.diarioclave.com/editorial/2016/05/bitcoins-vida-mas-alla-la-muerte-los-paraisos-fiscales/

Escuchá o descargá en MP3 este editorial en tu PC, celular o tablet del podcast del programa Café de Negocios conducido por Juan Marcos Tripolone en Radio Light F.M. 97.3Mhz.

0114 Edición - 01 - 23-05-16 - Con Raúl Horacio Moreno - Café de Gestión

El pasado jueves 28 de junio de 2016 a las 17 hs. por Radio Light F.M. 97,3 Mhz en ‪#‎CafeDeNegocios‬, Juan Marcos Tripolone abrió el programa con su columna editorial de análisis económico en Diario Clave y Diario de Rawson: http://www.cafedenegocios.com.ar/…/bitcoins-hay-vida-mas-a…/
A las 17:30 se sumó nuestro columnista de ‪#‎CaféDeGestión‬, Raul Horacio Moreno de R & R Moreno – Asesoramiento Integral para empresas. El tema del panel: RELACIONES CON EL CLIENTE (CRM) y gestión de reclamos en el entorno 2.0.
Podes escucharnos y vernos en http://www.lightfm.com.ar/camara
Twitter https://twitter.com/CafeNegociosSJ
Descargate nuestra APP para Android en Google Play: https://goo.gl/mQtDKV
Sonamos junto a las radios del mundo en la aplicación mas conocida en todos los móviles TUNE IN, si estás desde tu móvil búscanos o ingresa a este link: http://tunein.com/station/StationId=204858 la aplicación es gratuita y podes decargarla : http://tunein.com/get-tunein/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s