La doble vía de la teoría del derrame

Edición digital impresa de la columna de Juan Marcos Tripolone en Cinco Ruedas El Diario del Inversor Bursátil

Edición digital impresa de la columna de Juan Marcos Tripolone en Cinco Ruedas El Diario del Inversor Bursátil. Clic sobre la imagen para ampliarla.

Perspectivas y realidades de una economía en tiempos de cambio

13 agosto, 2016

Fuentehttp://www.diarioclave.com/destacada/2016/08/la-doble-via-la-teoria-del-derrame/CincoRuedas.com

Por Juan Marcos Tripolone. Conductor de Café de Negocios de lunes a viernes a las 17 hs. por Radio Light F.M. 97.3MHz.

Los demonizadores de la teoría del derrame ya firmaron el certificado de defunción del plan económico de mediano-largo plazo del Gobierno actual. Aducen que nunca funcionó el mito de que la inversión extranjera directa intensiva y un constante aumento del volumen de exportación derramen significativamente en la economía doméstica, es decir, el mercado de consumo interno.

No esbozan tampoco una mejor opción, más que un derrame a la inversa: la anterior gestión intentó demostrar que fogonear el consumo estimularía las inversiones, ya que los empresarios verían que el consumo crece y el mercado puja, y para tomar una cuota de dicha demanda iban a invertir. No es más que deducir que el estímulo al consumo derramaría en inversiones.
El problema, claro está, es que el primer caso es un derrame de pocos a muchos, siempre inequitativo, y el segundo sería teóricamente de muchos a pocos, cubriendo prioritariamente demandas históricas de sectores relegados y allí recién procurando complacer al siempre hambriento capital. El caso es que el timingrequerido para que esa demanda de consumo pueda sostenerse con inversión, resulta en un juego que luce siempre asíncrono, y tarde o temprano manda la restricción externa: la fiesta del consumo se come los dólares para financiarla.
Ahora bien, funcione o no la gran apuesta derramadora, la misma aún debe presentarle batalla a uno de los 7 jinetes del Apocalipsis económico: la inflación, caballeriza que podría llevarse puesto a cualquier intento de derrame, toda vez que carcome cualquier aumento del poder adquisitivo. La semana que pasó, un ex secretario de energía versó: “la estrategia del kirchnerismo es bloquear el aumento de tarifas para embestir la política antiinflacionaria del macrismo”. Huelga decir que para los K la inflación fue un indomable potrillo salvaje. No obstante, el panorama luce sombrío en este escenario, ya que si el tarifazo fracasa definitivamente, el Gobierno se verá obligado a re-emitir esos pesos que absorbió a tasas altísimas para pagar nuevamente los subsidios, o incurrir en la delirante iniciativa de endeudarse para abonarlos: una invitación a la locura.
Pero analicemos el derrame desde la óptica de la inversión pública. Consultado por éste cronista acerca del impacto que puede tener el Plan Belgrano, el economista Félix Piacentini, director de NOANomics, comentó que “los procesos licitatorios en este tipo de planes fundamentalmente financiados por organismos internacionales como el BID o el Banco Mundial son muy lentos, por lo que éstas obras todavía están en calidad de proyecto y esperanza, sin generar aún impacto. Las reducciones impositivas y de aportes patronales a los nuevos empleos en el norte también se están demorando, ya que la ley de primer empleo se encuentra frenada en el congreso. Por lo tanto aún hay sólo esperanza, y mucha, porque esto cambiaría sustancialmente las economías del norte que hoy pagan un sobrecosto de flete de120 millones de dólares al año por no contar con un ferrocarril como el Belgrano, que hoy transporta solamente 400.000 toneladas, muy lejos de las 4 millones que debería transportar y que puede transportar invirtiendo y reacondicionando los tendidos. El único ramal federal que hay en la Argentina atraviesa sólo a 14 provincias. Es evidente que cuando se comience a ejecutar este plan, la región norte crecerá con fuerza”, sentencia.
Y respecto a la ley PyMEs: “con una presión fiscal total que ronda el 35% del PBI, cualquier ley que aliviane ésta carga en las empresas, es una noticia extraordinaria para el crecimiento económico y el desarrollo. Lo ideal sería que ésta ley se vaya ampliando para todos los sectores, no sólo para las PyMEs. Pagar el IVA con más plazo también favorece. De todos modos, hay atrasos administrativos en el reintegro de las exportaciones al IVA que deberían terminar de resolverse. Es importante fomentar el crecimiento de las PyMEs, pero tampoco pueden descuidarse las variables macro, como el tipo de cambio, que ya empieza a atrasarse de nuevo, poniendo el sobre aviso de no perder la competitividad, especialmente con un blanqueo adelante. De todos modos entre fines de éste año y principios del año que viene la economía comenzará nuevamente a crecer, arrastrada por las inversiones del campo y por la obra pública en un año electoral”.
NOANomics es la única firma del interior que participa en la encuesta de expectativa de tipo de cambio del BCRA, por lo que le pregunté qué valor esperan para fin de año. “Me gustaría un dólar en torno a los $17,50 o $18 para diciembre, en vistas de no perder competitividad en las exportaciones, pero el mercado no espera una cotización de la divisa por arriba de los $16, con lo cual la inflación acumulada ya habría licuado toda la mejora cambiaria real. A mí me gustaría agilizar éste ajuste, pero también se corre el riesgo de recalentar la inflación”, argumenta.
¿Hay una amenaza importadora? “No hay una ola de importaciones ni una avalancha, sino que el Gobierno está siendo incluso más cauto de lo que me gustaría. Brindar una protección indefinida provoca que ningún sector tenga incentivos a invertir para producir más barato y con mayor calidad, siguiendo un programa de mejora de competitividad. Hay consumos de la canasta básica en el país que aún son hasta 3 veces más caros que en el resto del mundo, con lo cual es imposible mejorar el poder adquisitivo de la gente. En esto hay que enfocarse, y no tanto en noticias alarmistas como la de la apertura importadora. El potencial de la Argentina está en la agroindustria, pues tenemos ventajas comparativas increíbles. Todas las economías regionales en la Argentina son sumamente eficientes por lo cual podrían ganar mercados rentables y sumar puestos de trabajo de calidad. La industria debería enfocarse más en producir insumos de manera más eficiente que en fabricar bienes finales, con China fabricando lo mismo extremadamente barato. Tenemos que tratar de lograr todos los acuerdos de libre comercio que podamos. Nunca nuestro mercado interno va a ser lo suficientemente grande como para producir a escala eficientemente muchas cosas, necesitamos integrarnos para sumarnos al aumento de flujo de comercio que en el mundo ha generado crecimiento. El Gobierno en este sentido está empezando muy lentamente. Hay gradualismo fiscal y gradualismo productivo, y deberíamos empezar a producir más rápido porque no tenemos mucho tiempo. La presión fiscal debiera estar más cerca del 25% del PBI, pues está más que demostrado y es intuitivo que la presión fiscal desanima el crecimiento. De la mano de ésta reducción fiscal, hay que reducir el tamaño del estado que se ha vuelto insostenible y eso nos ha llevado al punto al que estamos hoy”, concluyePiacentini.
Con suerte, si el derrame funciona, sus efectos comenzarán a avizorarse el año entrante, siempre y cuando se cumpla el optimista pronóstico de Miguel Bein acerca de un crecimiento del 5% y consecuentemente, parte del mismo sea retribuido al sector del trabajo vía recomposición salarial que reactive el consumo. El experimento clave para ver si el mecanismo surte efecto, será la reparación histórica a jubilados, en un flujo prometido a razón de 100.000 demandas resueltas al mes. Claro que el mecanismo se lubrica con los dólares provenientes del blanqueo, cuya sobreoferta podría poner en riesgo el tipo de cambio, y de seguido, provocar una nueva devaluación para actualizarlo que tire por tierra cualquier recomposición, o bien, en el intento de mantener la cotización de la divisa y a la vez acumular reservas, el Central pudiera verse obligado a emitir pesos para absorberlos. En este caso, se tirará por tierra el esfuerzo de astringencia monetaria. Como se ve, los avatares económicos no son solubles en una mera charla de cafetín.

Escuchá online o descargá en MP3 desde tu celular o PC el podcast de ésta columna en el programa “Café de Negocios” por Radio Light F.M. 97.3MHz haciendo clic aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s