De cómo una Nación llegó a importar frutas y regalar las suyas

Argentina - Una nación que importa frutas y regala las suyas.png

Por Juan Marcos Tripolone. Conductor de Café de Negocios de lunes a viernes a las 17 hs. por Radio Light F.M. 97.3MHz.

Ése subsidio que pagamos todos los argentinos como sobreprecio en cada nueva carga de combustible, es el que alimenta a una nada competitiva industria petrolera local, justo en momentos en que el petróleo se derrumbó en precio, muy por debajo de aquellos U$151 dólares que hasta hacían sostenibles regímenes desastrosos como el chavismo. Ni hablar si en ésta ecuación sumamos la brutal carga impositiva. Finalmente terminamos convalidando uno de los precios más altos del mundo en naftas, mientras que el petróleo se encuentra en mínimos históricos, y estando sentados sobre la tercera reserva de hidrocarburos no convencionales del mundo. No es otra cosa que una irracionalidad más dentro del país de las irracionalidades.

Como cáncer enraizado por todos los intersticios de la economía, éste patrón también se observa en muchos otros sectores. En mi última charla radial sobre economía de los viernes, el economista y secretario de hacienda del municipio de Ullum Gustavo Ruiz Botella comentaba que si importáramos todos los electrónicos que se ensamblan en Tierra del Fuego y se subsidiara a las 12.000 personas que trabajan en la industria de la isla, el consecuente quebranto fiscal del país sería aún menor que la friolera de 30.0000 millones de pesos que actualmente nos cuesta la zona franca.

Éste subsidio podría brindarse a cambio de formación para la reconversión de la industria fueguina según las ventajas comparativas geográficas, para potenciar la riqueza marítima, ictícola, turística y petrolera del área. Pero los argentinos seguimos insistiendo en competir contra los más avanzados laboratorios asiáticos, abonando todos en conjunto sobreprecios que ascienden hasta el doble en cada aparato electrónico.
Como se ve, un rápido paneo por el sistema económico nacional nos permite dilucidar porqué resta una inmensa reconversión, y la voluntad para encararla, para lograr de una buena vez estar a la altura de las circunstancias que nos exige la nueva economía de las cadenas globales de valor.

Fuentehttp://www.diarioclave.com/sin-categoria/2016/08/una-nacion-llego-importar-frutas-regalar-las-suyas/ y CincoRuedas.com | El Diario del Inversor Bursátil

Escuchá online o descargá en MP3 en tu celular, PC o tablet el podcast de ésta columna en el programa “Café de Negocios” por Radio Light F.M. 97.3Mhz.

https://ar.ivoox.com/es/player_ej_12709314_4_1.html?c1=ff6600

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s