Es tiempo de desmantelar la sobre-estructura estatal

“Necesitamos un estado presente”, rezan a coro todos aquellos que de alguna manera beben de la teta del estado. Teta que, por su gigantesco tamaño y por el carácter insaciable de sus comensales, extermina día a día a la iniciativa privada, asfixiando a propios y ahuyentando a ajenos, aquellos a quienes hoy suplicamos que regresen y coloquen su combustible para mover los engranajes de este vetusto elefante de metal: los inversores extranjeros.

Leer Artículo →